La protagonista de hoy es Alejandra, ella es una mujer resiliente, bohemia, multipasional, soñadora e independiente que, como el Ave Fénix, resurgió de viejas estructuras para convertirse en una libre emprendedora de su vida. Las invito a conocer e inspirarse con su historia:

“Soy Ale, trabajé durante 19 años en una empresa multinacional dedicada al comercio minorista, pasando por diversos sectores desde Atención al cliente hasta Contabilidad.

¡Y UN GRAN DÍA ME ANIME A VOLAR!

Mi motor principal fue la necesidad de encontrar nuevos desafíos en mi vida. Me sentía saturada de un sistema donde no encajaba de ninguna forma. Estaba frustrada porque no tenía posibilidades de encarar nuevos retos dentro de la empresa, pero por sobre todo quería encontrar un futuro mejor para mí vida, no me veía trabajando en esa empresa por 20 años más.
Para lograrlo necesitaba un apoyo económico del que carecía en ese entonces, lo venia pensando hace rato pero no me animaba por esa cuestión básicamente ya que soy mi único sostén. Tenía claro que quería cambiar sin embargo tenía miedo de dejar todo y no saber qué pudiese pasar luego.

Hasta que llego el día en que me animé y notifique mi decisión a la empresa “RENUNCIE”. Al principio tuve mucha ansiedad por la forma en que encararía mi libertad, mi nueva vida, luego de a poco fue pasando.

Transformarme en lo laboral me permitió comenzar a estudiar y capacitarme en la carrera de Periodismo de moda y Community manager. También me anime a iniciar un emprendimiento de jabones artesanales que comercializo en mis redes y en ferias, abriéndome a un mundo nuevo que siempre viví del otro lado. En paralelo me anime a crear un espacio para brindar a otros mis conocimientos sobre Reiki y ayudarlos a mejorar su calidad de vida. Dirán que hago muchas cosas diferentes a la vez ¡y sí!

Me siento con la libertad de probar y hacer todo lo que me gusta. Estar mucho más tiempo conmigo misma fue todo un desafío porque me permitió conocerme más profundamente, planificar nuevos proyectos, generar ideas para saltar al siguiente nivel, el de poner en marcha esos proyectos. Y me permite (como digo siempre) desplegar mis alas y volar. Ser libre, con otro tipo de responsabilidades, la de generar mis propios ingresos por ejemplo. Sentirme en paz y disfrutar de mis tiempos sin presiones ni a las corridas.

En este cambio gane salud, calidad de vida y paz. Aprendí que todo se puede modificar, que eso que deseamos en algún momento llega. QUE LA INSEGURIDAD DE LA INDEPENDENCIA ES MÁS FRUCTÍFERA QUE LA SEGURIDAD DE LA DEPENDENCIA.

Que de una u otra forma siempre salimos adelante. Que es una lección más de la vida para conocernos y crecer de múltiples maneras.
Involucrarme en el mundo del emprendimiento me hace sentir que soy quien controla mi vida y mi economía. Que puedo lograr el propósito que siempre soñé como Profesional.

Me inspiro en mujeres fuertes, luchadoras, enérgicas, que van para adelante, que arrasan con todo lo que les dice NO, lo cuestionan y siguen hasta lograr lo que quieren.

A quién está por empezar le diría 2 cosas:

1-Que como en todo, nadie tiene nada asegurado y que quien no arriesga nunca gana.
2- Que escuche su voz interior y confíe, que nadie más que que una es quién sabe lo que es mejor para sí misma.

Me encantaría que cada vez sean más las mujeres que se animen a salir y pelear por su derecho a existir personal, profesional y políticamente. Por suerte cada día somos más las que nos juntamos para crear un futuro mejor.

 

¡Gracias Ale por compartir tu historia! Ojalá sea inspiración para muchas mujeres. Las invito a todas a conocer más de su Arte .

Fanpage: @enjabonarte1 y @aleshantireiki
IG alebbaro y enjabonarte1