Conocerse, entenderse, cambiar, crecer y transformarse desde el trabajo interno es uno de los compromisos que tenemos las Mujeres Intensas, para lo cual el entrenamiento es de todos los días. ¡Venga lo que venga!

 

Y vos, ¿Te permitís PARAR?

 

  • Es ahí, justo ahí, cuando sentís que los “tortazos” te llevan puesta. Ese momento incomodo, en el que el primer impulso es rajarte, porqué sabes que va a doler si te quedas.
  • Es ahí, justo ahí, qué debemos recordarnos que la salida es para adentro. No se trata de rajar (evadir la realidad), todo lo contrario. Se trata de detenernos, observar y observarnos, de apreciar sin juicios (interpretaciones) la experiencia del momento presente y el aprendizaje que la misma nos trae.
  • Es ahí, justo ahí, en ese espacio de libertad entre el estímulo y la respuesta, que tenemos la gran posibilidad de -darnos cuenta, tomar conciencia- de que podemos crecer y expandirnos si nos permitimos darnos esa pausa. Es en la quietud que podemos escucharnos.

Te dejo unos Despertadores Intensos

 

  • ¿Cuándo fue la última vez que te respetaste que necesitabas parar y lo hiciste?
  • ¿Qué cambio luego? ¿Que fue posible? ¿Qué descubriste?
  • ¿Reconoces que necesitas PARAR y no lo estas logrando?
  • ¿Qué te lo impide?

Te acompaño en los comentarios y si queres ir más profundo. ¡Conversemos!